EL DEVASTADOR INCENDIO EN EL ÑEMBI GUASU

Juan de Dios Garay Herrera – Biólogo

Las llamas de más de treinta metros en el Ñembi Guasu

Ñembi Guasu deriva de las palabras guaraníes: Ñembi que significa refugio o escondite y Guasu cuyo significado es grande, traducido in extenso seria, Gran Refugio o Gran Escondite, tal vez haciendo referencia a que por años la zona ha sido el refugio de las comunidades ayoreas que se encuentran aún en la zona en aislamiento voluntario, y de quienes se tiene muy pocos datos.
El Área de Conservación e Importancia Ecológica Ñembi Guasu, es creada por la Nación Guaraní de Charagua, como expresión revelada para la comprensión de la cosmovisión Guaraní que manifiesta una relación indisoluble e interdependiente entre el universo, la naturaleza y la humanidad, donde se configura una base ética y moral favorable al medio ambiente y el desarrollo de la sociedad, donde además se manifiestan y se hacen necesarios, la armonía, el respeto y el equilibrio, que son reiteradamente expresados en diferentes lugares, por el representante del Área, Rubén Ortiz, Asambleísta del Ñemboatiguasu (Gran Asamblea) del Gobierno Autónomo Indígena Originario Campesino (GAIOC), Charagua Iyambae.
El Ñembi Guasu se encuentra ubicado en la provincia cordillera del departamento de Santa Cruz y es parte de dos grandes biomas como son el Cerrado y el Chaco, es una región con características ambientales xéricas y está conformada por diversos tipos y formas de vegetación, que incluyen campos, sabanas, bosques y otros, adaptados a un suelo ácido, pobre en fósforo, nitrógeno y con altos contenidos de aluminio.

Mapa de ubicación del Ñembi Guasu
Vegetación natural característica del Cerrado del Ñembi Guasu

El Bosque Seco Chiquitano es único en el mundo y con una riqueza natural extraordinaria, aún poco estudiada, en la actualidad se encuentra dificultades no solo por el desconocimiento a cerca de la sistematización y tipificación de estos bosques, sino porque en los estudios que se han hecho se han establecido diferentes procedimientos, escalas y nomenclaturas, aplicando términos técnicos, populares o combinaciones entre lo técnico y lo popular, lo

Palmares del Ñembi Guasu

que hace que podamos encontrar muchos denominativos para los mismos tipos y formas de vegetación. Sin embargo todos confluyen en que el Bosque Seco Chiquitano tiene un gran valor que radica en su biodiversidad única, compuesta por árboles y arbustos bajos con ramas torcidas y generalmente con cortezas gruesas y hojas fibrosas, que alberga a fauna adaptada a través de los años a este tipo de ecosistemas y que se conserva con características propias, muchas especies aún no citadas para Bolivia y con la posibilidad de ser incluso nuevas para la ciencia.
En el año 2012 en Bolivia se aprueba el decreto supremo No 1286 del 04 de Julio de 2012 el mismo establece realizar un Estudio Técnico Multidiciplinario, en el área comprendida entre el vértice saliente del área de protección estricta del Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Kaa-Iya del Gran Chaco (zona Sur) en línea recta hasta el vértice Nor Oeste de inicio al área del Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Pantanal de Otuquis, sobre una superficie de quinientos treinta y seis mil quinientos sesenta y ocho hectáreas (536.568 ha.), e impide cualquier tipo de perturbación a la presencia o tránsito de grupos Ayoreos en aislamiento voluntario durante la realización y hasta la conclusión del Estudio Técnico Multidisciplinario, inclusive establece que YPFB no podrá realizar actividad alguna de exploración o explotación dentro las Áreas de Interés, esta franja territorial establecida por decreto está en la zona sur del Ñembi Guasu

Estancia “El Madian” en el Ñembi Guasu

En el Ñembi Guasu también existen propiedades ganaderas establecidas con más de cincuenta años y que han mantenido la crianza del ganado bajo monte sin talar la cobertura natural, en el que el ganado se alimenta de ramoneo, debido a esta situación es que el área cuenta con varios accesos desde diferentes puntos, San José de Chiquitos, Roboré y El Carmen Ribero Torres. Al interior también se encuentra el puesto Militar Fortín Suarez Arana, que ejerce el control de quienes entran y salen del área, el Fortín está situado al lado del Río San Miguel que es como la columna vertebral del Área y que recobra particular importancia al ser el único curso de agua permanente que corre de norte a sur en el interior del Ñemi Guasu.

Téc. Dotación de Tierras del INRA y Colonos en el Área

Pese a que el GAIOC, ha declarado al Ñembi Guasu como Área de Conservación, ha legislado los límites del mismo y son de conocimiento Público, en éste último tiempo de manera cada vez más frecuente se aceleraron diversos procesos de ocupación de tierras en él área, por parte del INRA a través de la Unidad de Dotación de Tierras y grupos de organizaciones creadas como paralelas a la organización campesina, denominadas Interculturales, procesos que conllevan consigo, un cambio del uso del suelo lo que significa claramente un notable deterioro de estos espacios y donde las proyecciones a largo plazo son inciertas, con presiones cada vez mayores de un modelo de desarrollo sin recaudos ambientales y con todo tipo de permisibilidad.

Las llamas que asolaron todo en el Ñembi Guasu

Una de las perturbaciones más frecuentes e importantes que afecta los ecosistemas, es el fuego, una alta frecuencia de quemas puede llegar a causar la muerte de los árboles más jóvenes produciendo como resultado, una brecha entre los individuos adultos y las nuevas generaciones, cambiando la estructura del ecosistema, pero un incendio de gran violencia quema todo a su paso y deja la peligrosa posibilidad de una desertificación; entonces la frecuencia de los incendios forestales, la intensidad con que se sucedan, el grado de perdida de cobertura, la fragilidad del medio, el tipo de clima, el relieve y las características de la superficie de la zona dañada, entre otros factores, determinan la gravedad del impacto y tiempo de recuperación de las áreas quemadas.

Las vegetación quemada en el Ñembi Guasu

Entre el 07 y 08 de Agosto de 2019, en la zona del Ñembi Guasu, inició el que a la postre seria el incendio más intenso que se haya conocido en más de cincuenta años según versión de los vecinos que viven en el lugar, que atacó con varios focos independientes en varias zonas, el más foco más grande, tal como se evidencia en las cenizas habría iniciado a aproximadamente 15 km al sur de Roboré dentro ya del territorio de la entidad

Puercoespín (Coendou prehensilis) parte de la Fauna Calcinada

Charagua Iyambae, en cercanías de una comunidad recientemente asentada, y se extendió aproximadamente unos setenta km hacia el sur en una franja continua de varios kilómetros de ancho y que leva quemándose más de 25 días, en ésta franja se puede ver en gran parte que las llamas devoraron absolutamente todo a su paso, árboles , arbustos, cactus, palmeras y toda cubierta vegetal existente, además se encontraron calcinados animales como: el oso hormiguero, (Mimercophaga tridactyla), oso melero, (Tamandua tetradactyla), chanchos troperos (Tayassu pecari), jochi (Dasyprocta punctata), Melero (Eira barbara), puercoespín (Coendou prehensilis), Corechi o Bolita (Tolypeutes matacus), serpientes, lagartos y otros animales, además colmenas, madrigueras nidos y refugios de aves como las palmeras que son las únicas especies de plantas que albergan a los psitácidos (Loros), que ahora están replegándose a otras zonas en busca de este tipo de resguardo.

Marcas de Asentamientos de Interculturales

Los focos de incendio dentro del área afectaron un más de 250,000 Has. El paisaje en las zonas quemadas es desolador y ha conmovido a propios y extraños que se sensibilizaron e hicieron visible ante el mundo el reclamo correspondiente que tuvo que ser escuchado por las autoridades para tomar medidas de mitigación de los focos de incendio, que ya habían devorado inmensas cantidades del bosque en el Ñembi Guasu.
El fuego aun no fue controlado y la época de estiaje aun continua, por lo que la probabilidad de que se inicien nuevos focos de incendio es latente, sobre todo porque en él área se evidenció mediciones, demarcadas con mojones, loteamientos para nuevos asentamientos de comunidades en diferentes zonas del área de conservación, por la experiencia que se tiene de éste tipo de asentamientos, es que a modo de justificación inmediatamente después de la entrega de la parcela, cada persona que se adjudique, procederá a realizar trabajos para argumentar la posesión, eliminando la cobertura vegetal natural (Chaqueo) y para deshacerse de los restos vegetales cortados, se recurre normalmente al fuego. Los propietarios de estancias ganaderas indican que frecuentemente están ingresando éstos grupos en movilidades que llegan desde el interior del país.

El peligro que se ocasiona al pretender ayudar a la fauna

Existe otro aspecto preocupante al momento y es que como la solidaridad del ser humano ante la evidencia de la difícil situación que quedó especial mente para la fauna, diferentes grupos están ingresando al área a realizar actividades de ayuda a los animales, tales como dejar alimentos o construir y/o instalar bebederos, o sacarlos y llevarlos a un albergue temporal, sin desmerecer cada esfuerzo, debemos indicar que algunas actividades podrían ocasionar también daño, en el sentido de que hacerlo con el corazón pero sin mucho criterio

Pejichi (Priodontes maximus) sacado de su hábitat

técnico, está evidenciando que podrían por una parte ser aprovechado como cebaderos por cazadores inescrupulosos, hasta trampas mortales en los bebederos que debido a la profundidad de la instalación y la cantidad de agua, fácilmente pueden ahogarse pequeños mamíferos, y en algunos casos se está sacando especímenes desde su hábitat con la esperanza de que las autoridades o la sociedad civil vea lo que existe en él área, sin contemplar el daño que se ocasiona en los animales con el sufrimiento, estrés y alejamiento de su entorno.
Es necesario realizar una investigación detallada y profunda antes de tomas acciones, la complejidad de los ecosistemas la fragilidad del suelo no solo podrían arrojar esfuerzos insubstanciales, sino que podrían perturbar aún más las regiones afectadas, con influencia negativa a los lugares que incluso no se incendiaron, por lo que se considera que no debe realizarse ninguna actuación restauradora sin un estudio completo del medio físico y socioeconómico, de sus recursos y de su evolución dinámica, y sin una planificación en el espacio y en el tiempo de todas las actuaciones.

Un primer estudio realizado en la zona afectada permitió ver la magnitud del incendio, que en algunas zonas calcinó árboles y arbustos hasta la raíz, donde prácticamente la cubierta vegetal está completamente asolada, donde el suelo arenoso de alta percolación no retiene humedad que sumado a la pérdida de cobertura vegetal la evaporación es muy alta y es muy propenso a los diferentes tipos de erosión, (eólica, hídrica y gravitatoria); sin embargo hay otras zonas que se quemaron con menor intensidad, y algunas especies podrán rebrotar desde una mayor o menor altura del tallo, pero el humus y las semillas se perdieron, sumado a la extensión de kilómetros a la redonda ni siquiera se cuenta con el efecto de borde que sería favorable a la regeneración.

Corzuela (Mazama gouazoubira) la Fauna deambula sin alimento ni agua

En cuanto a la fauna ocurren dos situaciones, por un lado las zonas aledañas a las incendiadas ahora tienen una presencia de mayor cantidad de especies que se replegaron por el fuego y en la que por la sobrepoblación habrá una competencia por alimento y por otro lado algunas especies deambulan por el área afectada buscando infructuosamente alimento y agua debido a la mayor intensidad de calor que se siente por la pérdida de cobertura vegetal y el suelo cubierto de cenizas y hollín y mueren de inanición .

Analizando todas éstas características del medio y la afectación ocasionada por el fuego, más la situación coyuntural que se vive en la chiquitanía, vemos necesario y urgente, planificar acciones delimitando por un lado las actuaciones de urgencia y por el otro, la restauración más a largo plazo una vez transcurrido un cierto tiempo, para poder tener una perspectiva espacial y temporal de la evolución de las masas forestales que había antes de ser afectadas por el fuego, diseñando estrategias a seguir para la preservación de los sitios prioritarios de conservación y el mantenimiento de la integridad y funcionalidad ecológica del Bosque.