Ante La Situación Actual de Bolivia, Tras Las Pasadas Elecciones 2019

Nosotras las Salvaginas Colectivo ecofeminista, como actoras políticas, desde nuestra disidencia y emancipación: en estos momentos complejos para todas nosotras, decidimos acuerparnos y NO guardaremos silencio por aquellos que callan ante la incertidumbre y el miedo.Ahora más que nunca nos unimos contra la violencia sistemática y escalonada, para seguir con más fuerza nuestra resistencia, lucha y emancipación. Contra la derecha del Movimiento al Socialismo y contra la vieja derecha, validada por los Cívicos Pro Santa Cruz, que se ha posicionado como gobierno de transición.NO queremos el retorno de EVO y su Partido MAS-IPSP porque ha traicionado las reivindicaciones históricas del pueblo indígena campesino originario, y no queremos un gobierno de la ultraderecha porque no queremos que el capitalismo siga destruyendo nuestros territorios.

NOS ACUERPAMOS PARA SOBREVIVIR, SUBSISTIR Y DENUNCIAR:

La incitación a la confrontación y al miedo del pueblo contra el pueblo, donde se hace evidente la polarización partidaria y antagónica de poder y gobernanza, entre la derecha Masista y el resurgimiento de la ultra derecha, que trata de polarizar sólo a esas dos opciones como última salida para validar la hegemonía de poder.Que esta pugna de poder ‘entre estas dos derechas’ son fascistas, racistas, clasistas, misóginas, utilitarias, capitalistas, neoliberales, extractivistas y serviles a los intereses de una cúpula hegemónica y totalitaria que es manejada por intereses extranjeros, las transnacionales, los grandes intereses de la agroindustria, grandes ganaderos, terratenientes y la pugna falsa de la geopolítica entre derecha e izquierda.Que se están vulnerando nuestras libertades democráticas, derechos, luchas, conquistas, reivindicaciones y legados históricos por esta pugna de poder, desde el fraude electoral disfrazado como golpe de Estado y, por otro lado la supuesta recuperación de la democracia.Que existe un cerco mediático y comunicacional de los medios de comunicación nacional e internacional que responde a las demandas amarillistas, justificadoras, victimizadoras y validadoras de estos dos bandos, perdiendo la objetividad de las movilizaciones/protestas sociales y minimizando o invalidando sus demandas.NOS ACUERPAMOS PORQUE:No dejaremos de levantar nuestras voces contra los proyectos extractivistas; aprobación, derogación o abrogación de normativas que flexibilizan e incentivan el saqueo de nuestros recursos naturales, territorios y naturaleza, que quieren perpetuar el rentismo de nuestro país en base a los commodities, bajo un modelo de desarrollo economicista que genera impactos diferenciados y sobre cargas socioambientales, contaminación ambiental y emisiones de gases de efecto invernadero.No dejaremos nuestra lucha como defensoras por los derechos humanos, de las mujeres y los pueblos indígenas y comunidades campesinas. Estaremos junto a nuestras hermanas y hermanos defensores territoriales, indígenas, campesinos en áreas urbanas, rurales y áreas protegidas que ponen su vida e integridad en riesgo por la lucha frontal contra los proyectos extractivos, la defensa de sus territorios, recursos naturales, Medio ambiente, la naturaleza; sus derechos, libertades, reivindicaciones, demandas, luchas, saberes y legados históricos; su autodeterminación, autonomía, auto identificación, justicia indígena; plurinacionalidad, auto gobierno y tejidos sociales.No estamos dispuestas a seguir siendo utilizadas como carne de cañón por la disputa de la administración de los recursos naturales a costa de nuestros territorios, de nuestras demandas, a costa de los cuerpos y la vida de las comunidades campesinas, de las naciones y pueblos indígenas, de universitarios, de mujeres, de niñas niños y adolescentes, de zonas urbanas, de zonas rurales y de toda la población.No queremos más criminalización, ni derramamiento de sangre en las luchas del pueblo, en la defensa de los derechos, demandas sociales, los territorios, la naturaleza y los recursos naturales.No permitiremos que la biblia y el credo se inmiscuya en asuntos de las políticas estatales. El simbolismo del ingreso de la biblia y la vuelta de Dios al palacio nos anuncia un retroceso y amenaza sobre nuestros derechos, conquistas y luchas de las mujeres y las diversidades sexuales. Somos un estado Laico.Estamos plenamente seguras que nuestra lucha no está en las redes sociales, está en nuestros territorios, en las calles, y necesitamos hacerla desde nuestras diversidades con análisis, debate y reflexiones.Afirmamos que

ESTA DEMOCRACIA NO NOS REPRESENTA, y no se puede pretender construir una y mucho menos avalar la existente; mientras nuestras y nuestros compañeros están siendo reprimidos por movilizarse y manifestarse por la reivindicación de la wiphala, la plurinacionalidad, el reconocimiento de los pueblos indígenas y las comunidades campesinas.

Llamamos a LA PAZ, al cese a la violencia, la represión y persecución.

La Paz – Bolivia, 14 de Noviembre del 2019