‘Yoggaton’ by Maque Pereyra: desculonización, meditación y mucho reguetón

ORIGINALMENTE PUBLICADO EN MUY WASO

Para este viernes te ofrecemos mucho movimiento de caderas y un terremoto en el piso pélvico. ¿Aún no sabes de qué va el yoggaton? Enterate todo lo que necesitas saber para darle al perreo intenso decolonial, liberador y altamente placentero.

Andrea Monasterios

Sentir la piel sin dejar de mover el cuerpo, mientras respiras, proyectando esa energía hacia las piernas. Los beats se repiten en 3-3-2, empiezas a mover con más ritmo las caderas en forma de infinito, tienes el control de tus movimientos que van de lentos y distendidos, a rítmicos y más potentes. Todo fue pensado para sanar tu Muladhara y el Svadhisthana, primer y segundo chakras de nuestro cuerpo.

La desculonización ha empezado

¿Cómo puede, algo tan aparentemente contradictorio, ser tan liberador? Los extremos combinados, el poner a bailar dos conceptos que parecen distantes es la consecuencia de haber vivido muchas experiencias en la piel, como para ya no tener más dudas sobre el cuerpo.  Es quitar el tabú de una misma.

“Es un reconocimiento de las interseccionalidades que me atraviesan en cuanto a lenguajes corporales y también a reflexiones políticas de cómo se relacionan estas prácticas”, dice Maque Pereyra, una boliviana radicada en Berlín, Alemania,  quien lanzó la primera clase magistral de Yoggaton (con doble g para más placer) a finales de junio.

Un trabajo que fue de bastante introspección y reconocimiento personal. “No es una fusión de algo que veo desde afuera, es el haberme dado cuenta de los  aprendizajes que tiene  mi mismo cuerpo”, explica. Cuando la sucrense está en Bolivia se organiza para dar los talleres en el país, en la ciudad que esté. Durante la pandemia, aprovechó para hacer una clase junto con Mujeres Creando.

Fanie SosaMaldita Geni Thalia, Kebra, son otras artistas que también  están apostando por la desculonización, una ola en crecimiento que se manifiesta a través de talleres, baile, música de diferentes estilos como las tribales africanas en las que el movimiento de cadera, hecho danza, es un verbo.  Si bien es un mundo utópico, como camino o metodología puede ser muy útil. El culo del mundo, el sur del cuerpo, es una localización de donde está la colonización y es una energía que te puede estancar.

-¿Dónde vives?

-¡En el culo del mundo!

Allá en lo marginal, en lo excluido, en lo pecaminoso, en lo moralmente incorrecto, en la culpa. Así también es el sur del mundo. Durante la colonización al sur global, con ayuda de la iglesia católica nos enseñaron a “no hablar de ciertas cosas”, nos colonizaron las mentes con conceptos rígidos sobre cómo vivir nuestras vidas.

El yoggaton pretende sacudir las tristezas y las cargas que recibimos desde nuestros ancestros, nuestra familia, a puro movimiento del piso pélvico y liberando esas tensiones. Sentirse bonitas, sensuales, llenas de placer, placer para una misma y recuperar esa energía propia.

Y vaya que es divertido. Si nunca lo has hecho, o de entrada no te gusta mucho el reguetón, pero quieres probar esto, con seguridad te sacará más de una sonrisa de pudor. ¿Te atreverías a perder la vergüenza de ti misma?

La moralización del movimiento, la prohibición de moverse desde el culo por el reparo en lo que la gente dirá, también se relaciona con somatizaciones: que tu menstruación sea irregular, con que tu digestión no sea buena. Estamos en un mundo que nos acostumbró que sentir dolor es lo normal. Cuando curamos el dolor, estamos también sanando una parte de nuestra memoria genética.

“Pa-tu-pa”

El beat se repite en tu cabeza, esto puede enloquecer las mentes más rígidas del yoga clásico, que se ha practicado de la misma manera por cientos de años. Cuando reclaman que el Yoggaton les ofende, nunca pueden explicarse realmente por qué, más allá de que es una ofensa.

Maque no solo incorpora elementos netos del yoga, sino también aquellos de la cosmovisión andina. En los andes es común encontrar zapateo en sus danzas, haciendo temblar las extremidades,  este movimiento que convoca a la fertilidad, por esa variedad de referencias es que esta es una práctica ch’ixi, como diría Silvia Rivera.

“No se trata de complacer una mirada externa, se trata de trabajar el cuerpo propio y de incorporar los despertares de conocimientos que están en las caderas”, relata la bailarina y agrega que “mientras más abierto está el piso pélvico, el perineo que está entre  los órganos genitales, mientras más aire tienen, más espacio ocupan geográficamente en el cuerpo, más grande también es la voz”. Es un activismo espiritual, de arte, unido al activismo político.

Al activar estos dos primeros chakras en el cuerpo, posicionados desde la base de la columna, en la zona del perineo hasta por debajo del ombligo, que envuelven la zona sacra, los genitales, las caderas y la zona lumbar, se refuerza la autoestima, las funciones vitales como la digestión, el poder deshacernos de lo que no nos sirve, física y mentalmente, la creatividad, la sensualidad y las relaciones. Sirve para decirle adiós a la frustración y a la ansiedad.

Al lograr activar esta parte del cuerpo se crea un soporte para que la comunicación sea efectiva, y eso es lo que busca el activismo del placer, estar presentes y conscientes de que, como personas racializadas, se nos quitó el derecho al placer.

Hay que soltar eso

*Perreo*

“Este baile, que está ligado al reguetón tiene influencias de otros bailes y estilos como el dance hall, twerk, salsa choké, champeta y otros bailes de origen afro diaspórico.  Como movimiento social y político, el perreo y el reggaeton tienen gran potencia”, describe Maque, poniendo como ejemplo las protestas en Puerto Rico el 2018, con las calles a pleno con el reguetón, con el perreo combativo.

No se trata de cómo me ven sino cómo me siento. “El reguetón es conflictivo”, admite Maque.

“Ese juego del dirty talking es super liberador a nivel sexual”, acota. Hay mucha represión sexual y por eso hay tanta violencia sexual. La propuesta de Yoggaton es hacerse conscientes de que la energía sexual es energía creativa, que nos sirve para crear respuestas a los sucesos del día a día.

“A mi me gusta el reguetón… y no es que tomo el rol de víctima”, comenta Maque y remata con un contundente: “me hago cargo”.

Y es que no se trata de hablar del bien y el mal, sino de tomar en cuenta elementos más complejos. Puntos importantes para entender esto son la conciencia y el consenso que nos lleva directamente a que la expresión sexual es necesaria.

Por eso es que es necesario el acceso a una educación sexual integral, donde se hable de placer, disfrute, conciencia, consenso. La sexualidad no se trata de irse a la cama con alguien, o varies, y ya.

“El solo hecho de respirar con conciencia, enseñarles a las wawas a ser atentas a su respiración, a sus emociones y sentidos, les das una herramientas para que puedan tener autorregulación, que se traduce en bienestar y capacidad de tener interacciones enriquecedoras”, ahonda Maque.

¿Por qué le tenemos tanto miedo a la sexualidad?

Lo que hay que trabajar es el reconocimiento de unx mismx y es por eso que ahora se lanzaron las clases magistrales de Yoggaton a través de YouTube, donde pueden participar de un give away en el que cinco personas podrán pasar una clase personalizada.

Hoy se publicó el tercer capítulo de la serie.  Puedes seguir el canal, escribirles mensajes, sacarte una foto o, mejor, un video practicando yoggaton y publicarlo en tu perfil de Instagram, etiquetando a @yoggaton y añadiendo la etiqueta #YoggatonChallenge.